Temas comunes que los padres destacan sobre su hijo o hija:

– «Mi hijo nunca me obedece. Hace lo que quiere»
– «Mi hijo/hijas me dicen que no sé nada».
– «No quiere estudiar, y no está aprobando sus exámenes»
– «Me dice que no los entiendo, pero no quiere hablar»
– «Cierra la puerta de su habitación y no sale».
– «Su habitación es un desastre»
– «Tengo que luchar con él para hacer sus deberes»
– «Encontré algunos condones en su bolsillo»
– «Creo que tiene novia pero no quiere hablar de ello o escuchar»
– «No respeta el toque de queda»

– «Un día llegó a casa, borracho y con un olor muy extraño»
– «Es muy tímido e introvertido».
– «Va al baño después de la cena durante mucho tiempo. Cada vez está más delgada y hace demasiado ejercicio».
– «No tiene amigos, y se queda en casa leyendo y viendo la televisión. Parece tan triste y llora a menudo».
– «Se vuelve agresiva, castiga las puertas y a su hermano pequeño».

10 años de experiencia

En Consulterapia, estamos especializados en trabajar con familias desde hace más de una década . Nuestra experiencia demuestra las dinámicas familiares conflictivas se pueden resolver con un acompañamiento profesional adecuado.

Identidad y autonomía: un cambio para toda la familia

Muchos adolescentes crecen sintiendo el vacío en sus necesidades afectivas así como la falta de seguridad. Los adolescentes se encuentran en una etapa de sus vidas en la que luchan por encontrar su autonomía e identidad. En consecuencia, es común pasar por decepciones, cambios de humor y conductas poco comunes.

No hay ninguna etapa de la vida familiar que requiera más estabilidad que cuando hay una adolescencia en el hogar. Si los padres están pasando por una crisis vital o marital, les será más difícil dar a sus hijos la estabilidad que necesitan. Esto puede convertirse en una fuente de frustración para el crecimiento y la independencia del adolescente.

Los adolescentes necesitan sentir seguridad y protección de sus padres, no sobreprotección o control excesivo. A veces los padres se sienten abrumados por la extraordinaria energía que tienen sus hijos y empiezan a imponer restricciones. Sin embargo, los jóvenes necesitan estímulos para dirigir su energía, así como límites bien definidos, amor y aceptación.

Cuando el niño tiene una crisis y los padres responden positivamente, aprende a confiar en ellos. Si los padres no lo entienden, o castigan o critican al niño, éste se sentirá culpable, se retirará y finalmente terminará sintiéndose solo. Los padres deben estar ahí para sus hijos cuando se les necesite, y tomarse sus problemas en serio, tanto que sus hijos puedan sentir este acompañamiento de sus padres.

Tipos de cambios que experimentan los adolescentes

Cambios intelectuales: pensamiento lógico, introspectivo, analítico, reflexivo, a veces acompañado de un interés en la filosofía
Rebelión y búsqueda de identidad
Búsqueda de más autonomía, generalmente haciendo lo contrario de lo que los padres hacen.
Sexualidad: masturbación, primeras relaciones y relaciones emocionales.

Drogas: principalmente drogas sociales como la marihuana, pero pueden ser acompañadas de drogas duras en caso de conflicto familiar y otros
Amigos: socialización, busca ser incluido y reconocido en un grupo, y cambios en su estructura emocional.
Comprensión de las consecuencias y aceptación de responsabilidad

Podemos decir que las adolecencias han completado su desarrollo si nuestro hijo llega a la edad adulta con:

  1. Buena autoestima
  2. La capacidad de tener intimidad emocional
  3. Aceptar responsabilidades
  4. Comunicarse coherentemente

 

Contacta con nosotros

15 + 12 =

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies